LA TAXONOMIA DE BLOOM

 

 

 

 

Son herramientas claves para los docentes y los encargados del diseño de capacitaciones, en 1950 Benjamin Bloom publicó la taxonomía original y en el 2000 Lorin Anderson y Krathwohl le hicieron revisiones, pero desde la más reciente publicación de la taxonomía han ocurrido muchos cambios y desarrollos que deben tenerse en cuenta.

 

La  taxonomía revisada de Bloom atiende muchas de las prácticas  tradicionales del aula, pero no atienden las relacionadas con las nuevas tecnologías ni los procesos y acciones asociadas con ellas; tampoco hace justicia a los “chicos digitales” o como los denomina Marc Prensky los “Nativos Digitales”.

 

Tanto la Taxonomía original como la revisada por Anderson y Krathwoh se centran en el dominio cognitivo. Cumple una función pero no se aplica a las actividades realizadas en el aula. La presente taxonomía para entornos digitales no se restringe al ámbito cognitivo; es mas, contiene elementos cognitivos  así como métodos  y herramientas.  

 

Mientras que Bloom representa el proceso de aprendizaje en sus deferentes niveles, esto no implica que los estudiantes deban empezar en el nivel taxonómico más bajo para luego subir a otros niveles, mas bien, significa que el proceso de aprendizaje se puede inciar en cualquier punto y que los niveles taxonómicos mas bajos estarán cubiertos por la estructura de la tarea de aprendizaje.

 

El impacto de colaboración en sus diferentes formas, tiene una influencia creciente en el aprendizaje. Con frecuencia esta se facilita con los medios digitales y cada día adquieren mayor  valor en aulas perneadas por estos medios.

 

Esta taxonomía para la era digital no se enfoca en las herramientas y en las TIC, pues éstas son apenas los medios. Se enfoca en el uso de todas ellas para recordar, comprender, aplicar, analizar, evaluar y crear.

 

ANTECEDENTES DE LA TAXONOMÍA DE BLOOM

 

En el año de 1956, Benjamín Bloom, psicológico educativo que trabajaba en la Universidad de Chicago, desarrolló su taxonomía de objetivos Educativos, Dicha taxonomía se convirtió en herramienta clave para  estructurar y comprender el proceso de aprendizaje. En ella propuso que este último encajaba en uno de los tres dominios psicológicos, el cognitivo. Recordemos cuales son estos tres dominios:

 

  • el dominio Cognitivo – procesar información, conocimiento y habilidades mentales
  • el dominio Afectivo – actitudes y sentimientos 
  • el dominio Psicomotor - habilidades manipulativas, manuales o físicas

 

 

 

 

 

 

 

 

PIRAMIDE DE APRENDIZAJE

 

 

Las habilidades de pensamiento, una vez se adquieren, permanecerán con nuestros estudiantes toda su vida. La educación de la era Industrial se enfocó en las Habilidades del Pensamiento de Orden Inferior. En la taxonomía de Bloom éstas están relacionadas con aspectos como recordar y comprender. La pedagogía y la enseñanza del Siglo XXI están enfocadas en jalonar a los estudiantes de las Habilidades del Pensamiento de Orden Inferior (LOTS) hacia las Habilidades de Pensamiento de Order Superior (HOTS).